• Periodoncia

La enfermedad periodontal o de las encías es una de las enfermedades más comunes en el hombre y es responsable de la mayor pérdida de dientes en adultos. Esta patología no solo afecta a la cavidad oral, sino que también tiene repercusiones en la salud general de los pacientes que la padecen. 

De acuerdo con el Centro Nacional de Estadísticas en Salud, las seis causas principales de muerte en Estados Unidos en el 2005 fueron enfermedad cardíaca, cáncer, derrame / enfermedades cerebrovasculares, enfermedad crónica de vías respiratorias bajas, injurias accidentales no intencionales y diabetes. Cinco de estas enfermedades crónicas están relacionadas con la enfermedad periodontal. 

La periodoncia trata las enfermedades que afectan a la encía y al hueso alrededor de los dientes (tejidos de soporte). Además de tratar enfermedades, el periodoncista realiza procedimientos quirúrgicos que consisten en colocación de implantes dentales, regeneración de tejidos y tratamientos estéticos de las encías para mejorar la sonrisa de sus pacientes.

La periodontitis se puede prevenir; para ello, es necesario cepillarse correctamente los dientes después de cada comida, así como utilizar el hilo dental diariamente para llegar a los lugares inaccesibles con el cepillo. Además, nos podemos ayudar con la utilización de cremas dentales y enjuagues medicados. Las indicaciones en higiene oral serán proporcionadas por personal especializado en salud oral. 

Enfermedades periodontales
La enfermedad periodontal, comúnmente conocida como enfermedad de las encías, comprende dos tipos de patologías: la gingivitis y la periodontitis. La primera comprende una etapa temprana y reversible de inflamación y sangrado de las encías. Cuando no es tratada, puede progresar a una etapa más avanzada llamada periodontitis.

Los síntomas de las enfermedades periodontales son los siguientes:
 

  • Sangrado de las encías 
  • Encías rojas e inflamadas
  • Encías retraídas y dientes más largos
  • Mal aliento o sabor desagradable en la boca
  • Dientes flojos 
  • Cambio en la posición de los dientes.

 

Cualquiera de los síntomas anteriores nos puede indicar la presencia de una enfermedad periodontal. En una primera fase el sarro o cálculo dental se acumula sobre las raíces de los dientes por debajo de la encía, provocando la infección. Como consecuencia, las encías se inflaman y sangran; es lo que comúnmente llamamos gingivitis. Es muy importante detectar la enfermedad en este momento, ya que todavía es un proceso reversible. Si la gingivitis no se trata, progresa a periodontitis.

 

Periodontitis

La periodontitis es una enfermedad crónica que afecta a cerca del 50% de los adultos mayores de 30 años, y a un 70% aproximadamente de los mayores de 65 años. Se considera la mayor causa de pérdida dental y se caracteriza por la 
destrucción progresiva de los tejidos que rodean las raíces de los dientes. Es una enfermedad originada por bacterias en forma de placa bacteriana la cual se endurece produciendo el sarro. Las bacterias se introducen debajo de la encía y dan lugar a lo que se conoce como bolsas periodontales, a las que es imposible acceder con técnicas de higiene normales. 

Si no se trata la periodontitis a tiempo, puede ocurrir lo siguiente:
 

  • Pérdida de hueso constante e irreversible.
  • Aparecen espacios entre los dientes con acumulación de restos de alimentos que da lugar a la formación de caries.
  • Aparece dolor de localización inexacta.
  • Hay un riesgo elevado de padecer enfermedades sistémicas.
  • Se produce sensibilidad dental al ingerir alimentos fríos o calientes.
  • La enfermedad periodontal avanzada produce movilidad dental.


En una fase avanzada de la periodontitis, las estructuras bucales como el hueso y encía han sido afectadas de forma severa por lo que es necesario un tratamiento específico para eliminar la infección. Debido a la pérdida de los tejidos de soporte, los dientes que ya han adquirido movilidad, se caen produciéndose la temida pérdida dental. En este caso, sólo existe la posibilidad de aplicar tratamientos de reemplazo mediante prótesis convencionales o implantes dentales; soluciones definitivas parecidas a sus dientes originales. 

Diagnóstico y tratamiento

La enfermedad de las encías es detectada por profesionales en salud oral ya sea un higienista, odontólogo o especialista en periodoncia. El diagnóstico se hace a través de un examen clínico detallado denominado exámen periodontal, el cual consiste en tomar mediciones de la encía alrededor de los dientes. Además del examen clínico, son necesarias una serie de radiografías para evaluar el nivel del hueso. El periodoncista realiza un análisis de los registros para así ofrecer el tratamiento más adecuado para cada paciente, tomando en cuenta la salud sistémica de cada individuo en particular.

La periodontitis se detiene mediante limpiezas profundas de las raíces de los dientes para remover los depósitos bacterianos calcificados (sarro o cálculo dental). A estos procedimientos se les llama raspados y alisados radiculares. Se utilizan instrumentos manuales y ultrasónicos especiales, alternándolos con irrigaciones de bactericidas o antisépticos. Consiste en un tratamiento local y ambulatorio. En algunos casos, se puede usar un láser especial que ayuda a disminuir la infección presente por la enfermedad de las encías. 

Acuda a su especialista en Clínicas Dentales Corró Maduro cada 4 a 6 meses. En estas visitas nuestros expertos evaluarán el estado de su salud bucodental, y si es necesario, le realizarán el mejor tratamiento.


 

Clínicas más

CERCA DE TI