• Implantología

La pérdida dental es una consecuencia muy común de los problemas dentales no tratados a tiempo. La ausencia de piezas dentales no es sólo un simple problema estético, sino que influye negativamente en el funcionamiento de nuestra boca e incluso del resto del organismo.

Cada diente tiene una función específica y cuando uno de ellos falta, la masticación no se realiza de manera correcta, dando lugar a problemas digestivos. Sin embargo,  ésta no es la única consecuencia. Cuando un diente está ausente, su opuesto se desplaza verticalmente para ocupar su lugar, quedando las raíces al descubierto, provocando sensibilidad y dolor. Sin tratamiento, con el paso del tiempo se puede llegar a perder este diente opuesto.

Si se pierden todos los dientes, se produce la reabsorción del hueso maxilar y mandibular. Como resultado, se modifica la estructura de los maxilares, aparecen arrugas y se produce envejecimiento de los rasgos faciales.

Implantes

dentales

Los implantes dentales junto con la prótesis son la forma más natural e ideal de reemplazar las piezas dentales perdidas. Éstos sustituyen la estructura del diente recuperando así la funcionalidad original. Bajo el tratamiento, la raíz del diente perdido es sustituida por un tornillo de titanio. Al ser 100% biocompatible, se reduce el riesgo de rechazo por el cuerpo, y se favorece la oseointegración.

Los casos más comunes en los que se decide la colocación de implantes son:
 

 

  • Ausencia de uno o varios dientes. Mediante la colocación de implantes podemos sustituir el o los dientes perdidos sin necesidad de tallar los dientes contiguos. 

 

  • Pacientes con ausencia total de dientes en una o ambas arcadas. En pacientes que hayan sufrido la pérdida total de dientes es posible la colocación de implantes como base para una prótesis fija o removible.

 

Oseointegración

La oseointegración es un proceso biológico por el cual el implante queda integrado de manera directa en el hueso del maxilar y/o mandíbula. La unión se hace tan fuerte que puede soportar una prótesis para devolver al paciente su estética y sus funciones normales de masticación. 

Otra característica de la osteointegración es su estabilidad en el tiempo por lo que los implantes pueden durar muchos años, si se les da el cuidado necesario.

 

Mantenimiento de los implantes

Al igual que los tejidos que rodean los dientes, los tejidos alrededor de los implantes pueden llegar a sufrir de enfermedades peri-implantares. La enfermedad peri-implantar se caracteriza por la destrucción progresiva de los tejidos que rodean los implantes dentales.

En una primera fase, las bacterias se acumulan por debajo de la mucosa alrededor del implante, provocando la infección. Como consecuencia, el tejido se inflama y sangra; es lo que comúnmente llamamos mucositis peri-implantar. Es importante detectar la enfermedad en este momento ya que todavía se trata de un proceso reversible.

La mucositis peri-implantar avanza a peri-implantitis, proceso en el cual ya hay pérdida de hueso y de tejido blando alrededor del implante. En casos incipientes, se puede tratar la enfermedad, pero en casos avanzados el implante se puede llegar a perder.
Para evitar la enfermedad peri-implantar es importante el mantenimiento profesional de los implantes dentales cada 4 a 6 meses con instrumentos especializados y el control por medio de radiografías.

La colocación de implantes exige un alto nivel de especialización. Desde 1991, las Clínicas Dentales Corró Maduro han venido haciendo implantes y disponen de expertos profesionales en el área de implantología. 

 

Clínicas más

CERCA DE TI